En algunas ciudades el sabor del agua del grifo es fuerte. Principalmente es debido a su dureza (lo que habitualmente se conoce como cal), por lo que mucha gente bebe agua embotellada. Una alternativa que está cada vez más de moda son los aparatos con filtros de ósmosis, pero cuidado, ni son tan buenos como dicen los fabricantes, ni tan útiles. Y en algunos casos, lejos de mejorar el agua, la empeoran. Por no hablar de la cantidad de agua que derrochan.

Pero… ¿son necesarios o útiles?

Aquí habría que hablar de dos aspectos, el del sabor y el de la salud.

 

Sabor

Lo que realmente le da mal sabor al agua es principalmente la combinación de un agua dura, con el cloro que tiene el agua del grifo para evitar que crezcan bacterias y permanezca el agua desinfectada. Estos aparatos mejoran su sabor porque tienen filtros de carbón activo y resina, pero harías el mismo efecto con una jarra filtradora. No obstantes estas jarras también tienen problemas de mantenimiento, no lo olvides.

Una opción mucho más barata y bastante efectiva es eliminar el cloro del agua de manera natural. Y es que si dejas el agua en una jarra abierta, el cloro simplemente se evapora. Y si a continuación metes el agua en la nevera, prácticamente no notarás diferencias de sabor con un agua menos dura.

Salud

Aquí viene lo peliagudo del tema, los mitos, y sobre todo, los timos.

Para dejarlo claro, los aparatos de ósmosis no mejoran la calidad del agua en general, sólo mejoran su sabor. ¿Por qué digo esto? Porque una reducción de sales no significa una mejora de la calidad del agua.

Un agua dura quiere decir que tiene niveles altos de calcio y magnesio, normalmente en forma de bicarbonatos. Muy posiblemente hayas comprado leche enriquecida con calcio o algún producto alto en magnesio, porque es bueno para los huesos, por ejemplo para tus hijos. Pero ahora se lo quitas al agua, ¿tiene eso sentido?

Un mito muy extendido, y que ya he desmentido otras veces, es que si bebes agua con cal pueden salirte piedras en el riñón. Eso no es cierto, principalmente son factores hereditarios los que te hacen más propenso a sufrirlas.

Las piedras en el riñón (aparato urinario en general) están formadas por calcio, y no piensas que no debas comer queso o leche, teniendo mucho más calcio que el agua.

Un agua de muy baja mineralización sólo es recomendada por los médicos para personas con ciertos problemas de salud, pero para una persona sana no es algo ni necesario ni siquiera beneficioso. Pero tampoco vas a tener problemas de salud simplemente por beber agua de mineralización débil siempre que consumas los minerales necesarios por otras vías.

En Fuentes de Agua, utilizamos filtros para la eliminación de los sedimentos del agua, ya sean arenas y lodos, la eliminación del olor, dureza, partículas en suspensión, turbidez, bacterias y parte de la materia orgánica del agua. Nuestro filtros son de carbón activo, granulado con plata y adecuado para un uso doméstico, hostelería y empresas.

Un solución a las fuentes de Osmosis
Confie en nosotros.