Si no lo sabías, probablemente es porque estás en lo más alto de la pirámide del acceso al agua.

Nuestra era está caracterizada por avances sin precedentes en la difusión del acceso a suministros de agua limpia –2.600 millones de personas se han visto beneficiadas desde 1990– pero demasiadas personas han quedado al margen. Existe, de hecho, una pirámide del acceso al agua que refleja las desigualdades en este ámbito y que son:

  • Agua gestionada de manera segura: es el agua tratada para su potabilidad, probada, canalizada hasta los hogares y disponible en todo momento.
  • Servicio de agua básico: agua corriente, pozos, sondeos, manantiales protegidos… suministrada a una distancia menor a 30 minutos.
  • Servicio limitado: servicio de agua básico a una distancia mayor a 30 minutos.
  • Servicio no mejorado: agua para beber procedente de pozos excavados o manantiales carentes de protección.
  • Agua de superficie: agua procedente de pozos excavados o manantiales sin protección que provocará enfermedades.

Fuente: WaterAid.