Son diversos los factores que afectan a la temperatura corporal. Nuestro organismo produce calor que generamos con nuestro metabolismo y, sin embargo, mediante un proceso de equilibrio del propio cuerpo, somos capaces de mantener la temperatura estable: unos 37ª C. Mediante distintos mecanismos (conducción, convección, radiación y evaporación) nuestro cuerpo va ganando o perdiendo calor, según las circunstancias. Además, los procesos químicos regulados por el hipotálamo completan este reajuste de temperatura.
Los factores que afectan a la temperatura corporal son:
  1. El ejercicio físico y su intensidad.
  2. La duración del ejercicio.
  3. Las condiciones ambientales: la temperatura y la humedad.
  4. El vestuario.
  5. El volumen corporal.

La función del agua

Para que se produzca la evaporación y pasar del estado líquido al gaseoso, se necesita energía. Si esto ocurre en la superficie de nuestro cuerpo, se pierde esa energía en forma de calor. Cuando la temperatura es demasiado alta y las condiciones ambientales no ayudan a reducir el calor corporal, es la evaporación del sudor la encargada de regular la temperatura. Solo el sudor que se evapora tiene un efecto de refrigeración de nuestro cuerpo. 
Para que se evapore un solo gramo de sudor de la piel se necesitan 0,58 kcal. Al obtenerse esta energía del tejido cutáneo, la piel se enfría y lo hace también el resto de nuestro cuerpo. Así, el ser humano puede perder hasta 1,5 litros de sudor por hora. Por todo esto es muy importante ingerir agua continuamente, ya que será un elemento primordial en el mantenimiento de la temperatura ideal de nuestro organismo.
Así que ya sabeis. Se acerca el buen tiempo y el calor y desde AAYS os ofrecemos la mejor fuente de agua ya sea en bidones o directamente a red.