El primer envío de información de la historia de Internet se realizó a través de ARPANET, cuando dos ordenadores se conectaron y se enviaron un ‘LO’ el uno al otro. Se deberían haber dicho ‘logon’ en realidad, pero la red falló a mitad del proceso.

Pero nosotros no venimos a rememorar este hito, sino a hablar del resto de episodios relevantes que han determinado en gran medida cómo nos comunicamos a día de hoy. Sin ellos, es muy posible que la manera en la que leyeras esta pieza en un periódico fuera muy diferente.

Internet cuenta ya con más de 7.400 millones de personas conectadas, el español es el cuarto idioma más popular (tras el inglés, el ruso y el alemán) y los españoles pasamos más de 5 horas conectados al día.

LA CREACIÓN DEL EMAIL (1972)

Antes de WhatsApp, antes del Messenger (el viejo, el de Microsoft), antes del chat de Terra y antes también del IRC, la gente de a pie se comunicaba por email, más que nada porque no había otra manera por aquel entonces. No es como si hoy no siguiéramos haciéndolo, pero muy raro debes ser para escribir a tus padres por mail para contarles algo.

Ray Tomlinson fue la persona que creó el e-mail tal y como lo conocemos, y fue él también quien tuvo la idea de diferenciar las dos partes de una dirección de correo digital con una arroba (@) para determinar a qué sistema pertenecía.

Sin él, las comunicaciones personales online no hubieran sido las mismas en los primeros momentos de ARPANET e Internet: era rápido, relativamente sencillo y seguro. Bueno, no tanto.

EL NACIMIENTO DE ‘INTERNET’ COMO TAL (1974)

Hablamos de Internet con cierta ligereza porque, hasta 1974, esto no era tal cosa: era una red militar cerrada que utilizaban otros organismos de forma puntual.

Vintent Cerf y Robert Kahn, otra vez, desarrollaron un protocolo de comunicaciones conocido como TCP que permitía que varias redes se entendieran entre sí pese a no estar localizadas en los mismos nodos. Así nació realmente el Internet, que como bien decía el meme de antaño, «es una serie de tubos».

La adopción de los protocolos TCP/IP, la evolución de esta primera idea, no se adoptaron formalmente hasta 1983, pero aún hoy son utilizados por tu ordenador y tú móvil para localizarte y darte acceso la resto de la red. Da igual si es WIFI o 5G, que vas a seguir necesitando esto para hacerlo bien.

LA CREACIÓN DE LA WWW (1990)

La World Wide Web fue una invención de Tim Berners-Lee, Robert Cailliau y su equipo del CERN, que mientras intentaban dar con una manera de comunicar sus ordenadores entre sí, ya de paso sentaron las bases de la red informática mundial a la que pertenecemos webs como elmundo.es o cualquier otra.

La base de la WWW es el hipertexto, esto que suena tan viejuno hoy en día, pero que es un concepto que sigue siendo la base de Internet en gran medida: lo que lees en una página puede llevar a otra, y esta a otra, y esta a otra, y así se crea una red de telaraña donde todo el contenido digital está almacenado.

MOSAIC, EL PRIMER NAVEGADOR DE INTERNET (1993)

Para poder acceder adecuadamente a estas páginas, hace falta algo con lo que hacerlo. Ahí entran los navegadores de Internet. Antes de Chrome o de Internet Explorer, estuvo Netscape, y mucho antes, Mosaic, el primer navegador.

Fue un trabajo de Marc Andreessen y otros compañeros sueños de la Universidad de Illinois, en EEUU. Mosaic combinaba elementos de texto y elementos gráficos simples para interpretar una página de hipertexto y hacía mucho, mucho, muuuuucho más fácil navegar por la web. Otra cosa era encontrar esas páginas, pero…

Y LLEGÓ LA EMPRESA PRIVADA: NACE GOOGLE (1998)

…ahí es donde entran los buscadores de Internet. Google no fue el primero, pero sí fue el que llegó a más personas más rápidamente y el que se impuso. Tanto es así que hoy sigue siendo una clave de cómo usamos Internet.

El proyecto de Google nació en un garaje de la mano de dos estudiantes de Stanford que compartían dormitorio: Larry Page y Sergey Brin. El resto es historia, aunque en un primer momento no se llamó Google, pero BackRub era un término con mucho menos gancho.

Nótese cómo, en pocos años, los avances de Internet pasaron de depender de organismos públicos, como organizaciones militares, nucleares o estudiantes universitarios, a hacerlo de empresas privadas.

APPLE LANZA EL IPHONE (2007)

Muchos de esos contenidos se consumen en un teléfono móvil, algo que en gran medida es mérito de Apple. Ni inventaron la idea de smartphone ni fueron los primeros en tener aplicaciones, pero el iPhone fue el elemento disruptor que ha cambiado cómo consumimos Internet hoy y que marcó el camino a seguir por el resto de fabricantes de móviles.

En poco más de diez años, hemos pasado de consumir el contenido online en un ordenador a hacerlo en un teléfono que llevamos en el bolsillo.

No hay que restarle méritos a los teléfonos inteligentes, pues aunque aún seguimos usando navegadores de Internet para consumir contenidos, las aplicaciones, que son entornos más cerrados, están imponiéndose como manera de estar conectados. Esto va un poco en contra de lo que es la ‘red de redes’, pero así están las cosas tras 50 años de Internet.