Hoy en día, debido a la facilidad para conseguir agua potable en casa  nos olvidamos de la importancia que tiene que el agua sea, además, saludable. Para esto, es necesario que esté libre al máximo posible de otros elementos, cosa que se puede conseguir de forma cómoda mediante los filtros de agua que se pueden instalar en nuestras fuentes de agua.

Beber agua filtrada a diario, en cantidad suficiente, ayudará de manera significativa a mantener la salud y vivir más tiempo, porque en tu cuerpo no se acumularán sustancias extrañas, que de ninguna manera deberían ser ingeridas.

A continuación vamos a indicar las ventajas de beber diariamente agua filtrada y tratada en su lugar de trabajo y que se pueden instalar de una forma rápida en nuestras fuentes de agua. Para ello solo tiene que contactar con nosotros y un técnico comercial le aconsejará sobre el tipo de fuente más adecuada así como el filtro o filtros a instalar en función de la ubicación de la fuente y el tipo de agua  del abastecimiento de la red general.

Confie en nosotros.

Ahorro: Al disponer de agua filtrada conseguimos un importante ahorro diario porque ya no tendremos que comprar agua embotellada para beber.

Agua limpia: El agua filtrada está libre de sustancias que se hayan podido incorporar en el proceso de su conducción hasta el lugar de trabajo, o que no fueron eliminadas durante su tratamiento. Hay que tener en cuenta que la red de abastecimiento puede sufrir pequeñas roturas, y a través de ellas cabe la posibilidad de que se incorporen elementos indeseados al agua potable.

Agua sin cloro ni cal: Añadir cloro al agua para su transporte es beneficioso, porque elimina bacterias, pero no es beneficioso para nuestro organismo ingerirlo. Filtrar el agua no solo nos libra de este elemento, sino que mejora considerablemente el sabor del agua, al hacer que sea más natural. Igualmente, la eliminación de la cal contribuye a la pureza del agua.